Ahorrar energía es fácil si se sabe algunos trucos sencillos que sin duda se reflejarán en nuestras facturas. Basta con modificar ciertas rutinas que ya tenemos instauradas y cambiarlas por hábitos fáciles que no sólo nos ayudarán a ahorrar dinero, también a cuidar un poco el planeta, que tanta falta le hace. Y en Gabalc estamos muy a favor de estos hábitos menos derrochadores así que hoy os enumeraremos algunas de estas prácticas. Y en unos meses nos contáis si os ha funcionado. Allá vamos.

  1. Cierra las luces siempre que puedas: No vale con pensar “ahora vuelvo”, hazlo siempre. En cuanto a las luces, utiliza iluminación LED, que reducen hasta un 70% el consumo eléctrico del hogar.
  2. Desenchufa los cargadores de móvil: si no los utilizas, no los tengas conectados a la luz porque siguen funcionando y consumen electricidad. Para esto también vale aparatos como radios, lámparas… Se dice que la cantidad de dinero que ahorrarías al desenchufarlos es de unos 50€ al año por aparato. ¡Haz cálculos!
  3. La TV no la dejes en stand by: ni la TV, ni DVD, ni ningún aparato eléctrico. Si los dejas con la luz en rojo sí, cierto es que gastan menos, pero ocurre lo mismo que con los cargadores, siguen consumiendo vatios. Muchas TV actualmente no es posible apagarlas con botón, por eso recomendamos comprar un ladrón y apagarlo con el interruptor. Hecha la ley, hecha la trampa.
  4. Usa los electrodomésticos de forma moderada: algunos como la plancha, el horno, la lavadora y nevera consumen mucha energía. No los pongas al máximo, cárgala al máximo en el caso de la lavadora, limpia filtros y revisa que funcionen correctamente o malgastarás energía por todas partes.
  5. Electrodomésticos de clase A o superiores: son más eficientes, ahorran energía y a la larga salen más baratos.
  6. Regula la calefacción y aire acondicionado: no te pases, ni frío ni calor, en invierno hay que ir un poco tapadito por casa, y en verano intenta que tu casa no parezca el Polo Norte. Consumirás menos, ahorrarás más. También tienes que mantenerlos limpios para que la suciedad no aumente el consumo de energía.
    regular-energia-gabalc-vivienda
  7. Cierra los grifos mientras no los uses: para lavar los platos, ducharte… siempre hay momentos “muertos” en los que vas a poder ahorrar consumo.
  8. Regula el calentador de agua: esto hará que el agua no esté ni muy fría ni caliente y no tengas que añadir agua para regularlo.
  9. En la cocina ahorra al cocinar: seca las ollas antes de ponerlas al fuego, usa el microondas para cantidades pequeñas, si tienes vitrocerámica apaga los fogones antes de terminar de cocinar o usa la olla a presión.
  10. ¡Y no tires el agua de hervir!: sirve para regar las plantas, por ejemplo. ¿Lo habías pensado?

Podríamos deciros muchas más, pero lo mejor es comenzar poco a poco. Porque lo cierto es que sólo “las pequeñas cosas son las responsables de los grandes cambios”. Ya veréis, a final de año, si pudiéramos contabilizar el ahorro real de todo con estos pequeños gestos, nos sorprenderíamos. Palabra de Gabalc.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

cinco + dieciseis =